Entradas

Mostrando entradas de julio, 2010

CIRUGIA CALIBRE 22

Imagen
CIRUGIA CALIBRE 22


George Smith, de Vancouver, Canadá, joven de diecinueve años con un cuerpo atlético y una mirada inteligente, saltó de la cama. Corrió al baño y se metió bajo la ducha. Se jabonó y se enjuagó a conciencia. Salió de la ducha y se lavó las manos escrupulosamente, poniendo atención especial a las uñas. Luego, durante el día, repitió la misma operación decenas de veces.
Padecía de trastorno obsesivo-compulsivo. Veía microbios por todos lados. Se lavaba las manos hasta cien veces en un solo día. En un momento de negra depresión, se puso un rifle calibre 22 en la boca y disparó. Pero no murió. En vez de eso, el disparo lo curó del trastorno. «Es la primera vez en mi vida —dijo el doctor Leslie Solyom— que observo que alguien se sane de una neurosis disparándose un tiro a la cabeza.»
He aquí el caso extraño de un joven que había sucumbido a la neurosis de la contaminación. Se imaginaba microbios en todas partes. Lo habían despedido del trabajo y no podía seguir estudiando. …
EL COSTO DE LA REBELDIA
Los años 60 se recuerda por la rebeldía de miles de jóvenes. Pero desde la caída de Adan en el jardín del Edén, personas de todas las edades en todas partes del mundo se han rebelado contra la autoridad paterna, gubernamental y divina.
El necio o insensato al que hace referencia en el libro de Salmos 53:1 negó la autoridad de Dios en su vida. La gente de nuestros días hace eso en su corazón y en sus acciones. Es obvio que la rebeldía paga malos dividendos. Inevitablemente dá como resultado una sensación de vacio que a menudo conduce al alcoholismo, la adicción a las drogas, extrañas prácticas religiosas, inmoralidad flagrante, familias desintegradas, enfermedades incurables , desesperación y suicidios. Tristemente, muchos experimentan el alto costo de poner lo que llaman "mi manera" por encima de "la manera de Dios", la gente que desprecia la sabiduría y la enseñanza siempre paga un alto precio.
Vivir como si Dios no existiera es necio, porque …